militantes del peronismo revolucionario uno por uno

DE PEDRO, Enrique Osvaldo

 

Nacido el 22 de diciembre de 1950. “Quique” integraba la conducción regional de la Juventud Universitaria Peronista (JUP), cargo que lo llevó también a militar y organizar las actividades de dicha organización en Medicina, Filosofía y Letras, Ingeniería y Derecho. Como militante montonero, su actividad estuvo centrada en la Columna Norte. Fue ultimado a balazos dentro de un taxi, por un retén policial cuando se acercaba a una cita en las calles Tejedor y Beauchef de esta capital y se resistió a ser detenido. Eso ocurrió el 21 de abril de 1977. Su compañera Lucila Adela Révora –con quien tuvo un hijo- lo recordaba de la mejor manera en una carta escrita a una compañera exiliada: “A Quique lo mataron (...) para mí es tremendo, no lo puedo soportar, era el hombre más hermoso que existía; como pareja era dulce, cariñoso, alegre (...) habíamos comenzado a formar una pareja en serio, cosa que nos era difícil, pues siempre es más fácil ser una pareja de compañeros con un hijo que ser una familia montonera, y en eso andábamos y ya éramos muy queridos por la gente del barrio donde vivíamos. Con el Pichu era hermosísimo, lo cuidaba, lo bañaba, le daba de comer y jugaba todo el tiempo con él. El Pichu lo oía llegar y ya se empezaba a reír. Y como compañero y jefe, era justo, humano, flexible, muy reflexivo y con una capacidad muy grande para amar al pueblo”. Su hijo Eduardo Enrique De Pedro - (Wado, Pichu)- es militante fundador de “La Cámpora; fue director de Aerolíneas Argentinas, elegido por el voto popular diputado nacional por la provincia de Buenos Aires en 2011 y ahora ocupa un alto cargo, desde febrero de 2015: Secretario General de Presidencia nombrado por Cristina Fernández de Kirchner.