militantes del peronismo revolucionario uno por uno

SAROFF, Marta Elida de Lourdes

Marta Elida de Lourdes Saroff de Lerouc. Con su marido tenían una imprenta que estaba al servicio de la causa que abrazaron; por ejemplo en 1975 denunciaron el injusto trato vejatorio que se les propinaba desde el Estado provincial a los presos políticos. Mendocina del Departamento San Martín donde nació un 13 de febrero de 1950. Maestra Normal Nacional egresada del Colegio San Vicente de Paul en 1967. Estudió dos años en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Alfabetizadora en villas de emergencia (Horqueta Chica). Empleada bancaria en Banco de los Andes, delegación Palmira. Secuestrada-desaparecida en San Juan, el 20 de noviembre de 1976 a la edad de 26 años. Peronista hasta el caracú y Montonera hasta la muerte. El mismo día de su secuestro, antes del desgraciado hecho, logra salvar a su pequeño hijo (Fernando Luis) parando un camión en la Ruta 40 y pidiéndole al conductor, que por favor lleve la criatura a Mendoza con una carta para sus abuelos. El camionero cumple. Ver el registro de su esposo, Armando Alfredo Lerouc. Guillermo “Polo” Martínez Agüero la define a Marta Elida como “el perfil típico de la militante montonera, por su entrega y compromiso”; Pedro Ferllen, habla de “una militante de fierro” y Justo Saavedra dice que “la Marta tenía más huevos que muchos otros compañeros. Porque Montoneros era eso: sangre, sudor y huevos”. Una nota de color: Armando y Marta se casaron el 18 de octubre de 1973 en una ceremonia religiosa militante, llevada a cabo en el santuario popular de la difunta Correa en San Juan y realizan luego la fiesta de casamiento en la sede del Partido Justicialista de San Martín. La participación al casamiento rezaba así: “Juventud Peronista, Regional VI, Distrito III, te comunica que el día 18 de octubre, SAN PERÓN, se casarán nuestros compañeros, militantes de la causa popular, Marta y Armando, en la ciudad de General San Martín. Octubre mes de la Lealtad y Fe Revolucionarias. Viva la Patria. Perón ó Muerte”. Además de Fernando tuvieron una hija a la que llamaron María Eva, por Evita, obviamente.