militantes del peronismo revolucionario uno por uno

PIRLES, Roberto Rufino.

“Anselmo”. Nacido en San Carlos de Bariloche, provincia de Río Negro, un 29 de octubre de 1944. (Un dato importante, porque todos creen que es nacido en la provincia  de Santa Fe). El “Palometa” Pirles, casado (con Alicia Milia) y con dos hijos, de profesión ingeniero químico, inició su militancia universitaria con la creación del Ateneo de Santa Fe y también fue miembro fundador de Montoneros en esa provincia. Venía con una interesante formación cristiana que puso al servicio de la liberación nacional ayudando desinteresadamente a pobres y necesitados. Su primera detención fue en la Cárcel de Encausados de Córdoba siendo liberado en mayo de 1973 por la presión popular; de esa instancia hay una filmación en la T.V. local de fecha 28-5-73 bajo el título de “Reportaje a presos políticos liberados”. Durante el gobierno de Isabel Martínez, entre el 18 y 19 de marzo de 1975 fue detenido en un bar, en una cita que estaba “cantada” y ferozmente torturado en la ciudad de San Miguel deTucumán (en pleno “Operativo Independencia” de las FF.AA.) y luego alojado en una cárcel de máxima seguridad en La Plata. En las inmediaciones, lo asesinaron argumentando un intento de fuga, en la madrugada del 6 de enero de 1977 junto a su compañero Dardo Cabo. El asesinato fue responsabilidad del I° Cuerpo de Ejército y contó con la complicidad del Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires, en particular con la del director de la Unidad Penitenciaria 9 (UP-9), lugar donde estaban alojados, que era el Prefecto Dupuy. Al momento de su muerte, Pirles era oficial superior montonero e integrante de la Conducción Nacional. Sus frecuentes crisis asmáticas no fueron un impedimento para que este jovencito se convirtiera en un ejemplo de consecuencia revolucionaria. En enero de 1984 con el regreso de la democracia se realizó en el cementerio platense un homenaje conjunto a su figura y a la de Dardo Cabo. El acto contó con un marco aproximado de quinientas personas, las cuales después de depositar las ofrendas florales y colocar una placa recordatoria a los pies de la inmensa cruz que hay en el camposanto, se encolumnaron hasta las puertas de la cárcel de Olmos y frente al poste donde fueran muertos Pirles y Cabo, cantaron el Himno Nacional y la Marcha Peronista. Para 1998 hubo otro homenaje más, para Pirles, Cabo, Rapaport y Georgiades –todos peronistas montoneros- , ahora efectuado por la organización “Solidarios contra la Opresión y por la Libertad” (SOL). Estos compañeros fueron arrancados de la UP-9 y fusilados, como ya dije en el caso particular de Pirles, argumentando un intento de fuga. Dice SOL en su declaración: “Esa fue una de las metodologías empleadas, conocida como ‘Ley de Fuga’, para eliminar físicamente a los luchadores populares presos, que creyeron que la Argentina debía ser un país para todos y no para unos pocos, como hoy nosotros; sus compañeros de lucha, afirmamos: que resistieron los planes opresivos de la dictadura militar de Onganía-Levingston-Lanusse, el Lopezreguismo enquistado en el gobierno de Perón, y luego el proyecto genocida de los militares ‘procesistas’, como hoy nosotros, sus compañeros resistimos junto a todos este modelo de opresión, desigualdad e injusticia social”. El lunes 6 de septiembre de 2010, “Palometa” Pirles, recibió otro homenaje en Brandsen, provincia de Buenos Aires, en el mismo lugar (Ruta 215 km. 56) donde fue asesinado por la represión oligárquica.