militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MOLINAS BENUZZI, Carlos Pablo.

“El Gringo”. Hermano del anterior. Divertido. Sencillo. Tenaz. Esas pueden ser tres de sus cualidades más importantes. El más intorvertido de todos los hermanos, aunque era muy común en él, utilizar las bromas (también las pesadas) como una forma de vincularse y expresar sus afectos. Terminó su secundario en el Colegio de Don Bosco (de Santa Fe, su lugar de nacimiento). Oficial Montonero. Cae combatiendo en Campana, provincia de Buenos Aires contra la policía bonaerense el 12 de abril de 1975, luego de expropiar un camión cerealero. 24 años al momento de su deceso. Comenzó su militancia en el “Ateneo”, cuando estudiaba Abogacía en la UNL. Trabajó en Bienestar Social en su provincia natal y representó a sus compañeros como delegado en Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) y fue dirigente de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP). Tan buena imagen dejó y tan querido fue, que a su velatorio llegó una corona de aquellos trabajadores, que no lo olvidaban y reivindicaban así su lucha y compromiso con los más débiles de nuestra sociedad. Es que fue un hombre sensible, comprometido y tan audaz en sus convicciones como responsable en sus decisiones.