militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MENDÉ, Jorge Raúl.

Nació el 7 de octubre de 1946 en Capital Federal. María Eva Duarte de Perón, Evita, fue su madrina de bautismo. Su padre, Raúl Antonio, fue secretario de Asuntos Técnicos de la Nación en el primer gobierno de Perón (1946-1952). Jorge, terminó sus estudios secundarios en el colegio “Nuestra Señora de Guadalupe” y se recibió de bachiller a los 15 años. Estudiante de Medicina en la Universidad Católica de Córdoba; como tal, inauguró un dispensario de primeros auxilios en el barrio carenciado Bella Vista de aquella provincia. Fue parte de la Agrupación de Estudios Sociales (AES) en la universidad privada antes mencionada, en 1967. Alumno destacado, se recibió de médico a los 21 años.  Fundador del Peronismo de Base (PB) en Córdoba. Luego ingresó a Montoneros.  En 1971 cae preso y es torturado en Tucumán. Lejos de amilanarse, su espíritu de lucha se acrecentó y solidificó: en la misma cárcel se preocupa por la situación de los familiares de los presos comunes y de los mecanismos de visita de los chicos cuyos padres están detenidos. Lo trasladan sucesivamente a Resistencia, Devoto y Trelew. Es liberado el 25 de mayo de 1973. Y en tal sentido puede verse su estampa y su voz en la T.V. local, en un reporter titulado “Reportaje a presos políticos liberados”, que data del 28-5-73. Se casó con María Leonor Papaterra y tuvieron un hijo. Con el gobierno peronista pasa a militar a Zona Sur de provincia de Buenos Aires con el seudónimo de “El Rafa”. En un acto público en Cipolleti, Río Negro, en marzo de 1974, dejo clara su preocupación por el rumbo que tomaba el gobierno peronista: “Vamos a estar para que los compañeros villeros tengan las viviendas, vamos a estar para que los compañeros que trabajan en el campo vuelvan a tener la dignidad que todos deben tener; vamos a estar para impedir que el proceso de liberación se corte; vamos a estar desde el Movimiento Peronista para que no lo vacíen cuatro traidores. Nosotros simplemente les vamos a decir a estos señores que se llenan la boca con lo de la ‘Argentina Potencia’, que acá no hay patria sin pueblo; que acá no hay reconstrucción sin nuestra movilización y que acá no hay liberación sin pueblo organizado. ¡Libres o Muertos! ¡Jamás Esclavos! ¡Viva la Patria!”. Fue secuestrado en el Gran Buenos Aires  peleando contra la última dictadura militar el 1° de noviembre de 1976. Es llevado a la ESMA donde luego de ser torturado (sin resultado satisfactorio para sus captores), acelera su propia muerte (ganándole la última batalla a su verdugos) al tomar un vaso de agua que le ocasionó un espasmo cardíaco y su inmediato deceso. Una segunda versión sobre su muerte, relata que precisamente debido a las torturas padecidas “deliraba, no comía, se quitaba la capucha, lo golpeaban. Pedía ver a su papá. ‘Oficial primero, montonero, médico’, gritaba para identificarse. Un guardia lo pateó hasta matarlo” (“Página 12”. 25-3-2014. pág. 11.). Por resolución interna del 15 de agosto de 1978, la Conducción Nacional del Partido Montonero y del Ejército Montonero lo condecoró post-mortem con la Orden “Al Mártir de la Resistencia Popular” por dejar su vida en defensa de los intereses de la Patria y del Pueblo. Su hermana Alejandra lo recuerda con inmenso cariño, como un hombre cálido y generoso y se acuerda aún hoy, con una sonrisa en los labios, que cuando lo visitaba en la cárcel de Devoto, allá lejos y hace tiempo, Jorge le presentaba compañeros para que hiciera pareja.