militantes del peronismo revolucionario uno por uno

CARRI, Roberto Eugenio Luis

 

Nació el 8 de junio de 1940 en la ciudad de Buenos Aires. Junto a su esposa Ana María Caruso (34 años, profesora de Letras; ver su registro), fueron secuestrados de su hogar en Hurlingham, provincia de Buenos Aires, el 24 de febrero de 1977. Fue visto con vida antes de su desaparición definitiva en el centro clandestino de detención “Sheraton” de La Matanza, dependiente del I° Cuerpo de Ejército. Intelectual consustanciado con las luchas de su pueblo, “El Negro” Carri, tuvo una brillante y reconocida trayectoria como sociólogo, investigador social, profesor universitario y colaborador periodístico. Venía del Partido Comunista al que dejó para sumarse al Peronismo. Junto a Arturo Lewinger, Ramón Torres Molina y Luis Mattini, entre otros, era uno de los oyentes de las charlas que daba Silvio Frondizi sobre marxismo y coyuntura nacional. Fue uno de los creadores y fundadores de las “Cátedras Nacionales” que a nivel universitario recuperaron nuestra historia nacional y popular: escondida, bastardeada y olvidada a sabiendas por los centros intelectuales de poder que respondían a intereses oligárquicos e imperiales. Tomo de un escrito de esa época confeccionado por él: “Es absolutamente necesario el conocimiento de la realidad nacional, pero esa necesidad no es un prerrequisito para la acción; por el contrario surge de la práctica misma, forma el patrimonio colectivo del pueblo, la conciencia nacional que producirá en la lucha el proyecto y los medios para la construcción de la sociedad nueva (…) La ideología colonial, que ha prendido en amplios sectores de la sociedad argentina a partir del monopolio oligárquico de la cultura, debe ser desterrada de los mismos; y no es superando ‘las falsas opciones’ que esto podrá lograrse, sino expresando, sin concesiones de ningún tipo y en todos los planos, la línea nacionalista y revolucionaria del pueblo”.  Dio cátedra como profesor de sociología en las universidades de Buenos Aires, Del Salvador y de Mar del Plata. Cuando se produjo el Cordobazo en mayo de 1969, Carri fue uno de los protagonistas de la asamblea estudiantil que decidió la toma de Filosofía y Letras, la única facultad de la UBA que se solidarizó con la lucha popular en la provincia mediterránea. Cuatro libros dejó como fruto de su esfuerzo por entender y explicar la realidad nacional: “Sindicatos y poder en Argentina” (1967); “Isidro Velázquez. Formas prerrevolucionarias de violencia” (1968), “Poder imperialista y liberación nacional” (1973) y “Las luchas del peronismo contra la dependencia” (1973). Asumió como propia la lucha de su pueblo y militó primero en el Peronismo de Base y luego en Montoneros (responsable de la Columna Sur)  hasta su muerte. Su hija, Albertina Carri, en el 2003 estrenó una notable película documental y atípica titulada “Los Rubios”, centrada en el tema de los “desaparecidos”. Actualmente, el auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA se denomina “Roberto Eugenio Carri” como justo reconocimiento a su vida y a su obra.  Nicolás Dip, en su imprescindible libro para entender la movida universitaria peronista, titulado: “Libros y Alpargatas. La Peronización de estudiantes, docentes e intelectuales de la UBA (1966-1974)”  certifica que Carri había empezado a militar en la segunda mitad de los cincuenta en la Federación Juvenil Comunista. A principios de la década siguiente se vinculó al Círculo de Estudios Sociales “Luis E. Recabarren” que editaba la revista “El Obrero”. Luego a mediados de los sesenta, tuvo un paso por el Ministerio de Trabajo y dirigió la revista “Estudios Sindicales”, donde participaron como editores Rodolfo Ortega Peña y Eduardo Luis Duhalde, por entonces jóvenes abogados laboristas y asesores legales de la UOM (Unión Obrera Metalúrgica). Tras el golpe de Onganía –sigue diciendo Dip- Carri también integró otro emprendimiento del dúo Peña-Duhalde: el Centro de Cultura Nacional “Carlos Guido Spano”. Desde ahí organizaron la editorial “Sudestada” que publicó su primero libro en 1967. Luego de ese año Carri se sumó al JAEN (Juventudes Argentinas para la Emancipación Nacional)”.