militantes del peronismo revolucionario uno por uno

CABO, Dardo Manuel

 

Nació en Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires, el 1° de enero de 1941. Su padre era el mítico dirigente gremial peronista metalúrgico, Armando Cabo. Dardo de niño se radica en Buenos Aires con su madre María Campano. Estudió como alumno pupilo en el colegio San José de Calasanz en el barrio comercial de Once. Fue uno de los miles resistentes peronistas –como activista sindical- que se sumaron a la lucha luego del golpe militar subversivo del 16 de septiembre de 1955 que derrocó al general Perón.  A comienzo de los ’60 es uno de los fundadores del Movimiento Nueva Argentina (MNA) de tendencia nacionalista y peronista. Es también “preso Conintes” durante el gobierno de Arturo Frondizi. El 28 de septiembre de 1966 dirigió el secuestro aéreo que depositó un avión de Aerolíneas Argentinas en las Islas Malvinas. Estuvo al mando de 17 hombres jóvenes que plantaron banderas argentinas en el suelo irredento y reclamaron la soberanía de las islas para nuestra nación. En esa acción, también rebautizaron a “Puerto Stanley” lugar donde aterrizaron, con el nombre de “Puerto Rivero” (como homenaje al gaucho entrerriano que gobernó ese lugar entre 1833 y 1834, luego de rebelarse a punta de facón y boleadoras contra los ingleses sojuzgadores). La acción de Cabo y sus compañeros pasó a la historia como el “Operativo Cóndor”. De vuelta al continente fue encarcelado y apaleado por la dictadura militar de Onganía que nos des-gobernaba por aquellos años. En prisión se casó con la periodista María Cristina Verrier, única mujer integrante del operativo. Tuvieron una hija que se llamó María. Lo increíble es que María Cristina era parte de una familia patricia, adinerada y antiperonista, hija de un juez y sobrina de Roberto Verrier, ministro de Economía en un tramo de la “Revolución Libertadora”. Luego, en la década del ’70, siempre como integrante de la Juventud Peronista, al profundizar su compromiso con la causa popular, Cabo se enroló en la organización armada peronista “Descamisados” que a posteriori se uniría con Montoneros bajo este nombre. Precisamente en este período de su vida, fue fundador y director de la revista “El Descamisado”, la revista política que por lejos, más se leía en aquella época, llegando a tirar 200.000 ejemplares. Desde allí, aporta, marca, delimita, aclara, como por ejemplo cuando afirma: “Prefiero la disidencia de un luchador a la obsecuente ‘lealtad’ de un verticalista que pone cara de bueno y nos está entregando al enemigo”. El 17 de abril de 1975, ya fallecido Perón y bajo el gobierno títere de Isabel Martínez fue detenido en una parrilla, en Morón, junto a Juan Carlos Dante Gullo, Emiliano Costa y cinco compañeros más, acusados de estar esperando parte del dinero pagado por el rescate de los Hermanos Born, secuestrados por Montoneros. Osvaldo César Gasparini en su libro “Días de prisión” recuerda que: “Durante las requisas te hacían levantar los brazos para palparte. Cabo no podía subirlos de tanta ‘máquina’ recibida. Pero seguía metiéndole para delante, pensando en los demás”. Ya bajo el terror de la dictadura militar instaurada por Videla-Massera-Agosti en la noche del 5 de enero de 1977 fue sacado de la cárcel (U-9 La Plata) junto a su compañero de organización Roberto “Palometa” Pirles, por miembros del servicio penitenciario bonaerense y fusilado cobardemente durante un supuesto “traslado” para evitar un “intento de fuga”. Por el testimonio posterior de Oscar Daniel Bustos –otro preso político- se supo que la noche anterior a su asesinato, un grupo armado dirigido por Dupuy, director de la U-9 fue a la celda de Cabo y le dijeron que preparara sus cosas que se iba en libertad. “Pero cuando había preparado todo lo mandaron desnudar y lo empezaron a torturar con patadas y golpes con gomas, hasta que le destrozaron los testículos”. En 1984, con el regreso de la democracia, se realizó en el cementerio de La Plata un homenaje a su memoria y luego los 500 concurrentes al mismo, se encolumnaron hasta las puertas de la cárcel de Olmos y frente al poste donde fueron asesinados Cabo y Pirles, cantaron el himno nacional y la marcha peronista. Su padre (el ya mencionado Armando Cabo) expresó: “Estoy orgulloso de mi hijo porque dio su vida por una causa como buen peronista, siguiendo el ejemplo de Eva Perón, y entregó su vida a una doctrina que llevaba marcada a fuego en su corazón”. Siguiendo con los homenajes, en marzo de 2008 al recordarse un nuevo aniversario del golpe militar, en un acto llevado a cabo en la Unidad Nº 9 de La Plata, sita en la calle Delia Avilés de Elizalde Leal entre 10 y 12, se impuso el nombre de “Plaza de los Recuerdos Compañero Dardo Cabo” al patio del pabellón 1, donde transitara sus últimos pasos, antes de su vil asesinato. Y el lunes 6 de septiembre de 2010 recibió otro homenaje en Brandsen, provincia de Buenos Aires, en el mismo lugar (Ruta 215 km. 56) donde fue asesinado. Cabe acotar, asimismo, que en la ciudad de Villa Mercedes, San Luis por ordenanza Nº 1362-o, del 20 de agosto de 2002, hay una calle con su nombre.